miércoles, 1 de junio de 2022

Espacio - Tempo / Exposición individual de Hernán Grajales en el Muro Líquido modalidad virtual. Del 10 de junio al 15 de julio de 2022


 


Si bien es cierto que nos encontramos en un mundo completamente estetizado, también es cierto que no existe un objeto estético sino objetos de muchas categorías y variadas especies. Lo mismo ocurre con el sentido de la realidad, las cuales pueden o no ser insufladas estéticamente, ya que nuestro pensamiento eurocentrista nos induce a pensar lo real como manifestación objetual, de hecho, el arte representa siempre resultados y manejo de lógicas.

Cuando un propósito estético depende del elaborado sistema del proceso, entonces el giro hacia la configuración de la obra se fija en las transformaciones, porque lo que importa no es la escatología de la imagen, sino el intrincado conjunto de relaciones que el hacer del arte genera en el que la crea como verdadera criatura de su hacer. El giro hacia lo procesual de otras culturas diferentes a las nuestras se preocupa por lo real vinculado a la interdependencia y la interacción, dos alternativas que hablan de una obra sujeta a la participación con capacidad de trascendencia en orden espiritual pero también con hálito de habituación. Si aparece un factor dicho factor depende de la negociación, ya sea en términos de individuación o bien en sincronía autoprogramada con lo otro. Así las cosas, las acciones suelen poseer mayor capacidad de provocación creativa, es lo que se denomina sinergia y encuentro. El proceso entonces quiere significar que la inmersión occidental pierde foco porque la preocupación tiene que ver con asumirse en un cara a cara, un arrostramiento con acento en la naturaleza del taller, atento, eso sí a los cambios más sutiles derivados de una cocción lenta.

Ahora bien, de acuerdo a lo anotado arriba cuando dijimos que nos encontramos en un mundo estetizado, dicha estetización se debe a una pretensión cosmológica (cosmética) propia del que vive en la superficie y le cuesta sumergirse en las profundidades, es decir en aquel que se interesa por el estudio del ser a partir de cuidadosos rodeos. En ese sentido lo real deviene objeto cargado de algún tipo de transustanciación esencial. Es como si el objeto de lo real fuera el resultado de emisiones provenientes de algún tipo de majestad fuera de nosotros pero que ha mitigado nuestro interior, en remociones que consideramos, incluso propiedades de imagen. Otro posible rodeo ontológico consiste en considerar el ser humano separado de mundo y cuando desea tocarlo usa la técnica, es decir, coloca en fase de intermediador un instrumento que tiene por objeto manipular lo exterior ya que se está frente al acontecimiento y las múltiples alteridades que conocemos como rejillas de objetividad.

La obra de Hernán Grajales representa de forma conjunta las anteriores preocupaciones por lo estético, lo real, el objeto y los procesos ontologizantes. Es posible seguir el rastro de lo estético en su trabajo cuando deja ver propiedades relacionales donde nosotros “sentimos” lo real como un viaje, un descubrimiento hacia lo interesante, por eso los recortes de mundo, esos arreglos circunstanciales dados por la preeminencia del tiempo, el constante tintineo de los fenómenos lumínicos capaces de dibujar los recorridos del pasado estelar como una especie de documentación del hecho estético, ahora convertido en objeto.  

En la obra de Grajales originalmente autorreferente parece que no existiera cabida para traducciones verticales de construcciones filosóficas, muy el por el contrario potencia el proceso desde paradigmas y efectos cognitivos derivados de laboratorios puestos a prueba en el fragor del error y la repetición. Con cada obra post-fotográfica reflexiona nuevos caminos de trabajo, algunos clarividentes que muestran su poder o sumisión, otros con capacidad de seducción ancestral renovada, pero todos en línea del deseo como lo enunciaba Deleuze “ Deseo no es más que un agendamiento de heterogeneidades que funciona, es proceso, contrariamente a estructura o génesis; es afecto, contrariamente a sentimiento; es “haceidad”, (individualidad de un día, de una estación, de una vida), contrariamente a subjetividad; es acontecimiento, contrariamente a cosa o persona” (Deleuze, 1995)

 

Oscar Salamanca






OBRAS







Tamara

Cámara estenopeica – interior

30 segundos de expo.png











Cuerpo 1

Cámara estenopeica, Interior 

25 segundos de exposición











Centro cultural Lucy Tejada


Cámara estenopeica, exterior 

       25 segundos de exposición










Puente, parque la libertad


Cámara estenopeica, exterior

25 segundos de exposición










        Cuerpo 3, Centro cultural Lucy Tejada

Cámara estenopeica, exterior

25 segundos de exposición










Puente la Florida 


Cámara estenopeica, exterior 

60 segundos de exposición










Puente la Florida 


Cámara estenopeica, exterior 

45 segundos de exposición









La Pastora 


Cámara estenopeica, exterior 

60 segundos de exposición










Secretaria de Cultura de Pereira


      Cámara estenopeica, exterior + edición digital

      2 minutos de exposición










Banco de la República de Pereira


      Cámara estenopeica, exterior + edición digital

      2 minutos de exposición









Iglesia San José de Pereira


      Cámara estenopeica, exterior + edición digital

      2 minutos de exposición









Cuerpo y luz


Cámara estenopeica, interior + edición digital

       2 minutos de exposición








La Barra, Buenaventura

cámara estenopeica + edición digital

50 segundos de exposición









La Barra, Buenaventura

cámara estenopeica + edición digital

60 segundos de exposición









Movimiento. La Barra, Buenaventura 

Cámara estenopeica + edición digital

90 segundos de exposición









Solarigrafia 

Cámara estenopeica 

       3,5 meses de exposición










Solarigrafia, Armenia 

Cámara estenopeica + Edición
1 año de exposición









Solarigrafia, Armenia 


Cámara estenopeica + Edición

1 año de exposición










Solarigrafia, Casa Inclinada de Pereira

      

Cámara estenopeica + Edición

3.5 meses de exposición










Solarigrafia, Quimbaya – Quindío 

    

  Cámara estenopeica + Edición

3.5 meses de exposición














Hernán Grajales Ospina


La exploración en la búsqueda de lenguajes es una variante constante en mi producción de obra, es un recurrente transitar entre en el movimiento y lo sonoro, entre la captura como representación de la realidad y la relación de ella con lo que me permito interpretar en una construcción híbrida de soportes que exploran el espacio y el sonido.

La fotografía como lenguaje ha permitido vincular dichas relaciones y encontrar en ellas insumos que puedan llevarse a otras propuestas desde lo instalativo y lo inmersivo. Es una culinaria procesual que necesita del conocimiento de ciertos procedimientos para la captura de imagen, un laboratorio de exploraciones en fusión del tiempo de captura y la luz, un transcurrir, un capturar un movimiento.


Actualmente me desempeño como docente de fotografía y artes gráficas, donde la exploración continua en la configuración de soportes en relación a fotosensibilidades, (fotograbado), que permitan transferencias a diferentes materiales que visibilicen el tiempo y el movimiento como mecanismo en la captura de imagen para posterior producción analógica y digital. 



contacto


Página web


Instagram


Correo electrónico


Número Móvil: 3127537871

No hay comentarios:

Publicar un comentario